23 mayo 2016

PARROQUIA SIDCAY CUENTA CON UN JUEZ DE PAZ

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 17.53.21

Sidcay, ubicada al norte de Cuenca, se convierte en la cuarta parroquia en Azuay en designar un Juez de Paz. Este 22 de mayo se realizó la posesión comunitaria de Carlos Pesántez a la cual asistieron el Director Provincial del Consejo de la Judicatura, José Vicente Andrade, la delegada de la Subdirección Nacional de Centros de Mediación y Justicia de Paz, Anabel Riofrío y autoridades de la parroquia.

La designación de Pesántez se dio por los propios habitantes de la parroquia luego de un proceso de capacitación en el que participaron 11 representantes de las diferentes comunidades. Parte de la formación de Pesantez se desarrolló en el Centro de Mediación de Cuenca donde presenció audiencias para la solución de conflictos. En los próximos días recibirá su capacitación final sobre conciliación.

El Director Provincial del Consejo de la Judicatura, José Vicente Andrade, resaltó la importancia que una parroquia cuente con un Juez de Paz, pues “decidir resolver los problemas por esta vía les evitará acudir a los juzgados, contratar abogados, someterse a procesos engorrosos y sobre todo, no se someterán a un desgaste emocional que muchas de las veces deja huellas de resentimiento”, sostuvo.

Andrade felicitó a los habitantes de la parroquia por decidirse a contar con esta manera de administrar la justicia, “es un derecho que está previsto en la Constitución, de elegir a personas de su comunidad para que ejerzan las funciones de Jueces de Paz. Esta es una de las formas de ir fortaleciendo nuestro país, haciendo patria desde los sitios donde ustedes viven”, sostuvo.

Entre las funciones del Juez de Paz estará resolver conflictos comunitarios, vecinales, económicos (siempre que no superen los cinco salarios), contravenciones para las cuales no puede dictar prisión, sino medidas alternativas. Los casos en los que no tiene potestad son de violencia intrafamiliar y en aquellos donde se aplique justicia indígena. Además, el Juez de Paz no percibe una remuneración.

Para el Juez de Paz designado, lo principal para poder aportar en la solución de conflictos es la predisposición de las dos partes. “La justicia de paz ahorra tiempo, pero más que nada evita ese roce entre familiares, entre comunidades”, expresó.

El presidente del GAD parroquial, Santiago Londa, agradeció al CJ por la capacitación que la institución brindó al Juez de Paz y a los promotores comunitarios; “han venido orientando muy bien el cambio de la justicia de nuestra provincia y cantón”, dijo

En tanto que la delegada de la Subdirección Nacional de Centros de Mediación y Justicia de Paz, Anabel Riofrio, destacó el apoyo del CJ y la Junta Parroquial en proveer de un espacio físico para el funcionamiento de la oficina y la dotación de equipo tecnológico. Enfatizó que el trabajo continuará con los promotores comunitarios dentro del programa Semilleros de Convivencia, que pretende llegar a los barrios que no se han visitado, manifestó.

Con el Juez de Paz, serán 18 las comunidades de Sidcay las que se benefician con esta forma alternativa de solución de conflictos.

DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN – CONSEJO DE LA JUDICATURA AZUAY

Leave a Reply